LA CRONOPEDIA SIBILIA: Con el paso del tiempo y el interés de los usuarios este blog ha devenido en una enciclopedia cuyo contenido principal es sobre los conceptos de: tiempo, devenir, duración y espacio. También contiene las ideas y pensamiento de Heráclito de Éfeso, Parménides de Elea, Aristóteles, Galileo Galilei, Isaac Newton, Immanuel Kant, Charles Peirce, Albert Einstein, Henri Bergson, Martin Heidegger, Julian Barbour, Paul Davies, José Ignacio Latorre, Lee Smolin, Bradford Skow y David Eagleman. Puede realizar su búsqueda ingresando una o varias palabras en la casilla que está colocada arriba a la izquierda del blog. Esta es la INTERFAZ MULTIMEDIA DEL TIEMPO.

miércoles, 27 de agosto de 2014

LO OBJETIVO, LO SUBJETIVO Y LO ABSTRACTO

Objetivo:
Adj. Relativo al objeto en sí, independientemente de juicios personales: dato objetivo.

Subjetivo:
Adj. De nuestro modo de pensar o sentir, y no del objeto en sí mismo: opinión subjetiva. Lo subjetivo es personal y lo objetivo existe por si mismo. Los conceptos y simbolos de las Matemáticas son abstractos, pero objetivos.

Abstracto:
Adj. No concreto, que es producto de una generalización: ideas abstractas. Lo abstracto puede ser tanto objetivo como subjetivo. 

El tiempo es la percepción del devenir o ACRO, así como el color es la percepción de la longitud de onda del espectro visible (luz). Ambos son objetivos, pero se diferencian en que el color es particular y el tiempo es abstracto. Un determinado intervalo de tiempo, por ejemplo 10 minutos, es producto de una abstracción objetiva. Abstraemos la ATO, que es la cantidad de devenir. La dualidad devenir-tiempo es análoga a la dualidad longitud de onda-color (luz). Ya sabemos que la primera recibe el nombre de duración.   

La interpretación de los colores y su relación con las emociones son subjetivas. También las emociones pueden afectar el tiempo. El tiempo nos parece que marcha más deprisa cuando estamos alegres o distraídos que cuando estamos tristes o a la espera del algo. 

Cuando pensamos en una hora, no recordamos todo lo que ha ocurrido en ese periodo, sino que abstraemos la distancia o intervalo entre el inicio y el final de la hora. El tiempo es una distancia abstracta, pero objetiva; el espacio es concreto. Con la edad se nos hace más fácil abstraer periodos de tiempo cada vez más largos.

Elvis Sibilia 

No hay comentarios:

Publicar un comentario